Un hombre que atacó a puñaladas a los pasajeros en un autobús urbano en la ciudad norteña de Luebeck ha sido acusado de intento de homicidio.

La fiscalía de Luebeck dijo en un comunicado el sábado que el ciudadano germano-iraní de 34 años también fue acusado de causar heridas graves e intento de incendio por tratar de incendiar el transporte.

El sospechoso, que no fue identificado por su nombre, fue arrestado en el lugar y estaba detenido.

Diez personas resultaron heridas en el ataque, tres de ellas de gravedad, incluso un holandés que fue operado durante la noche.

La fiscal Ulla Hingst dijo que el sospechoso se ha negado a declarar y su motivo no está claro.

El padre del hombre dijo al canal Spiegel TV que su hijo padecía trastornos psicológicos.