China sopesa una “guerra fría silenciosa” contra Estados Unidos, utilizando todos sus recursos para intentar reemplazar a Washington como la principal potencia del mundo, advirtió un alto funcionario de la CIA experto en Asia.

Michael Collins, asistente adjunto del centro de misión del este de Asia de la CIA, dijo que Beijing no quiere una guerra, pero que el actual gobierno comunista trabaja sutilmente en distintos frentes para socavar a Estados Unidos.

Además de las disputas comerciales, existe una preocupación de Estados Unidos sobre las prácticas chinas de robar secretos comerciales, la modernización de su defensa y su construcción de puestos militares en islas artificiales en el Mar de la China Meridional.

Collins, quien habló durante el Foro de Seguridad en Aspen, Colorado, se describió a la situación como “Crimea del Este” — en referencia a la anexión rusa de Crimea.