Andrés Manuel López Obrador, ganador de las elecciones presidenciales de México, dijo el viernes que el fideicomiso establecido por su partido para respaldar a los afectados por el terremoto de septiembre de 2017 es legítimo y que todas las transferencias están documentadas.

El Instituto Nacional Electoral le aplicó una multa de más de 197 millones de pesos (10 millones de dólares) esta semana a su partido Morena a raíz del fideicomiso, e insinuó que podría haber sido un vehículo para comprar votos.

En una conferencia de prensa, López Obrador dijo que Morena combatirá la multa “injusta” y acusó que su partido está siendo objeto de ataque de quienes se oponen a un cambio.

“No hay desvío de recursos, no se utilizó el dinero para pedirles que votaran por Morena”, afirmó.

Dijo que el fideicomiso recaudó más de 85 millones de pesos (4,4 millones de dólares) y ayudó a 28.000 personas afectadas por el terremoto, cada una de las cuales recibió 2.400 pesos (unos 125 dólares).

Los fondos restantes han sido congelados, pero él quiere cumplir el compromiso de distribuir más de 103 millones de pesos (5,4 millones de dólares) antes del 19 de septiembre, el primer aniversario del sismo.

López Obrador dijo también que no asistirá a la cumbre de la Alianza del Pacífico a efectuarse en Puerto Vallarta la próxima semana. El presidente Enrique Peña Nieto lo invitó, pero López Obrador dijo que el INE aún no certifica su aplastante victoria del 1 de julio, por lo que técnicamente no puede asistir al evento oficial como presidente electo.

Indicó también que la canciller canadiense Chrystia Freeland planea reunirse con él el miércoles en la Ciudad de México. La semana pasada, el secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo y el asesor de la Casa Blanca Jared Kushner formaron parte de una delegación que se entrevistó con López Obrador, quien asumirá el cargo de presidente el 1 de diciembre.