La policía italiana recuperó dos pinturas robadas en el 2017, una de Renoir y una de Rubens.

El escuadrón de arte de los Carabinieri presentó las obras ante reporteros el viernes en Monza, una ciudad en el norte de la región de Lombardía.

Los investigadores alegan que los cuadros fueron robados en Monza a un par de comerciantes de arte por sospechosos que se hicieron pasar por compradores.

Dicen que los ladrones firmaron un contrato falso comprometiéndose a pagar 26 millones de euros (unos 30 millones de dólares) por las pinturas y que cuando los marchantes se distrajeron, cogieron las obras y se fugaron.

La policía dijo que los cuadros fueron encontrados en un depósito en Turín, Italia. Los investigadores informaron que hay ocho sospechosos, entre ellos cuatro italianos y un croata que fueron arrestados el mes pasado en el caso.