Dos luminarias del movimiento socialdemócrata nacional _su dirigente nacional y su nueva estrella_ llevan el viernes su mensaje de centroizquierda a Kansas, un estado dominado por la derecha republicana, como ensayo de cara a las primarias del mes próximo.

El senador por Vermont Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez, célebre por haber ganado sorpresivamente una candidatura al Congreso por Nueva York, ven la oportunidad de influenciar a los votantes demócratas en la primaria estatal del 7 de agosto. Se concentran sobre todo en una primaria con muchos aspirantes en los suburbios de Kansas City, Kansas.

En un año electoral en que los votantes demócratas buscan enviar un mensaje enérgico a la Casa Blanca de Donald Trump, Sanders y Ocasio-Cortez esperan atizar el fuego de la izquierda en lugares donde esta rara vez compite.

Es un viaje inusual por varias razones. Trump ganó Kansas en 2016 por 20 puntos porcentuales, por lo cual parece ser un lugar inhóspito para los demócratas, y ni que hablar de los socialdemócratas. Además, Sanders es un senador judío de 76 años de Vermont y Ocasio-Cortez es una hispana de 28 años del Bronx que aspira a ser la legisladora más joven en Washington.

La inusual pareja política está anunciada para un acto por la noche en Kansas City, Kansas, para Brent Welder, un abogado laboral que se presenta en la primaria demócrata de un distrito el partido espera arrebatar una banca al republicano Kevin Yoder.

Sanders y Ocasio-Cortez también harán campaña en Wichita por el demócrata James Thompson, un abogado de derechos civiles. Tanto Ocasio-Cortez como Welders y Thompson fueron activistas de la campaña presidencial de Sanders en 2016.