Un tribunal en Alemania finalizó formalmente el viernes el proceso de extradición contra el ex presidente catalán Carles Puigdemont después de que España retiró una orden europea de arresto, dejando al líder separatista en libertad de abandonar el país.

El tribunal estatal en Schleswig revocó una orden alemana de poner a Puigdemont en detención previa a la extradición que se emitió después de su arresto en marzo. El catalán estuvo en libertad bajo fianza la mayor parte del tiempo desde entonces, pero tuvo que informar periódicamente a la policía alemana y no se le permitía salir del país sin el permiso de los fiscales.

El jueves, un juez en el Tribunal Supremo de España retiró las solicitudes de extradición de Puigdemont y de otros cinco políticos buscados por cargos de rebelión por promover la independencia de Cataluña.

Puigdemont fue arrestado justo al sur de la frontera de Alemania con Dinamarca cuando viajaba en automóvil desde Finlandia a Bélgica, a donde huyó de España el año pasado.

La decisión española se produjo después de que el tribunal de Schleswig dictaminó la semana pasada que Puigdemont no podía ser enviado a España por cargos de rebelión, sino solo por la acusación menor de malversación relacionada con el presunto mal uso de fondos públicos para celebrar un referéndum sobre la secesión catalana considerado ilegal por Madrid.

Se cree que Puigdemont vive en Hamburgo. Él ha dicho que quiere regresar a Bélgica.