Grupo Lala indicó el jueves que uno de sus centros de distribución cerca de la frontera estadounidense está operando a toda su capacidad luego de que cerró debido a temores por la seguridad de los empleados.

Esta empresa mexicana de alimentos suspendió las operaciones en mayo en esas instalaciones de Ciudad Mante, en el estado de Tamaulipas.

En un comunicado, su director Scot Rank dijo que el centro fue reabierto, y reconoció los esfuerzos del gobierno estatal para mejorar la seguridad.

La violencia en Ciudad Mante se atribuye a los enfrentamientos entre facciones del grupo narcotraficante de Los Zetas, conocidas como el cártel del Noreste y los Zetas Vieja Escuela.

Posteriormente en mayo, 13 personas resultaron heridas después de que un autobús lleno de trabajadores fabriles fue alcanzado por balazos en la ciudad de Reynosa.

El mayor embotellador de Coca-Cola en México suspendió en abril sus operaciones en Guerrero debido a la violencia en ese estado.