Comcast se retiró el jueves de la puja para comprar el negocio de entretenimiento de Fox, lo que allana el camino para que Disney mejore su próximo servicio de streaming comprando los estudios creadores de The Simpsons y los X-Men.

Comcast ahora podrá enfocarse en la caza del operador europeo de televisión por paga, Sky, una adquisición que le daría a la compañía de Filadelfia una mayor presencia fuera de Estados Unidos.

La medida llega mientras cambia drásticamente el panorama mediático. Las compañías de cable y de telecomunicaciones compran a productores de contenido para competir con servicios populares de streaming como Netflix y Amazon. AT&T compró a Time Warner el mes pasado por 81.000 millones de dólares.

Comcast competía con Disney por Twenty-First Century Fox, pero Comcast dijo el jueves que no aumentará su oferta de 66.000 millones de dólares. Walt Disney Co. superó la oferta al ofrecer 71.000 millones de dólares.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ya aprobó la oferta de Disney, siempre y cuando la empresa _propietaria de la cadena nacional de deportes ESPN_ venda las 22 redes regionales de deportes. Los accionistas de Fox pondrán a votación la oferta de Disney el 27 de julio.

El director general de Disney, Bob Iger, estaba “extremadamente satisfecho” con el anuncio de Comcast.

“Ahora nuestro objetivo será completar el proceso regulatorio y, con el tiempo, integrar nuestros negocios”, dijo en un comunicado.

De cerrarse el acuerdo, Disney tendría el control del servicio de streaming Hulu y los estudios de televisión y cine Twentieth Century Fox. Disney es propietaria de Marvel Studios, pero algunos personajes, incluidos los X-Men, estaban bajo licencia con Fox. La venta significa que los X-Men y los Avengers podrían reunirse para futuras películas. Con Fox, Disney también tendría una mayor oferta de películas y programas para el servicio de streaming que está por lanzar el año que entra.