El presidente ecuatoriano Lenín Moreno no se reunirá con el australiano Julian Assange ni abordará su asilo con el gobierno de Reino Unido durante su próximo viaje a Europa, dijo el jueves el vicecanciller ecuatoriano.

En una entrevista con la red de televisión Teleamazonas el vicecanciller Andrés Terán respondió “no, no está previsto” al ser consultado sobre si Moreno visitará a Assange en la embajada de Ecuador en Londres, donde se encuentra asilado desde 2012.

Moreno estará entre el 22 y el 28 de julio en el Reino Unido para asistir a un cumbre global de discapacidades y luego viajará a España, donde tiene prevista una reunión con el jefe de gobierno Pedro Sánchez.

Terán manifestó que para resolver el problema del largo asilo de Assange en la embajada en Londres las autoridades de Ecuador mantienen “un diálogo al más alto nivel con el Reino Unido”, pero aclaró que Moreno “no va a tener ningún tipo de acercamiento oficial con el gobierno británico porque la situación no amerita”.

Agregó que la participación del presidente ecuatoriano “tendría que ser en la última etapa, todavía estamos en conversaciones” y que con Estados Unidos, país al que teme ser deportado Assange, no se ha abordado el problema del australiano porque “no es un actor principal de esta situación, de momento”.

El activista australiano ha generado tensiones a Ecuador por sus declaraciones acerca de política internacional y temas delicados de terceros países.

Tras publicar mensajes contra Alemania y en defensa del separatismo catalán, contradiciendo un pedido expreso de las autoridades ecuatorianas de evitar pronunciamientos públicos, Ecuador le retiró a Assange el acceso a internet.

Assange inició su asilo en la embajada ecuatoriana para evadir una eventual extradición a Suecia donde era acusado de delitos sexuales. Con el paso de los años Suecia desestimó los cargos pero la justicia británica negó dos veces pedidos de Assange solicitando la libertad debido a que la justicia consideró que incumplió las condiciones de la libertad bajo fianza.

Ecuador concedió la ciudadanía ecuatoriana a Assange en diciembre como parte de un esfuerzo para hacerlo miembro de su equipo diplomático, lo que le garantizaría ciertos derechos como la inmunidad legal. Sin embargo, Gran Bretaña rechazó el pedido de entregarle estatus diplomático.