La Cruz Roja advirtió el jueves sobre reportes de violencia ejercida supuestamente por guardas fronterizos de Croacia contra migrantes que intentaban entrar al país desde la vecina Bosnia.

Docenas de personas que intentaron cruzar la frontera están siendo atendidas a diario por lesiones, explicó la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC).

Los gobiernos deben garantizar “la dignidad y el respeto” para todo el mundo, señaló el director regional de la IFRC para Europa, Simon Missiri. "El deseo de controlar las fronteras no justifica la violencia”, agregó.

Más de 8.000 personas ingresaron a Bosnia en lo que va de año, ocho veces más que en el mismo periodo de 2017, incluyendo unas 3.000 en las cuatro últimas semanas, agregó la IFRC. Muchos de los migrantes proceden de Afganistán, Pakistán, Irán o Siria.

Algunos relatan haber sido “golpeados a manos de guardas fronterizos croatas”, pero la IFRC no pudo verificar los testimonios, señaló la portavoz Nicole Robicheau.