Luego de que un conductor de Lyft fue detenido por violación y se encontró que estaba en Estados Unidos de forma ilegal, el servicio de transporte privado afirmó el miércoles que reforzará la revisión de antecedentes.

Los “procesos de detección mejorados” de la compañía entrarán en vigor para los nuevos solicitantes y para los actuales conductores, dijo Kate Margolis, portavoz de Lyft. Margolis declinó detallar los cambios realizados en los procesos.

La policía de San Francisco detuvo al conductor de Lyft, Orlando Vílchez Lazo, de 36 años, la semana pasada y lo acusó de violar a cuatro mujeres que engañó para que subieran a su automóvil haciéndose pasar por su conductor del servicio. La compañía despidió a Vílchez el viernes, aseveró Margolis.

La portavoz y los investigadores de la policía dijeron que no hay indicios de que Vílchez estuviera en servicio cuando ocurrieron los ataques.

El martes, el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos informó que Vílchez vivía en el país de forma ilegal y que tenía planeado deportarlo a su natal Perú si es que es dejado en libertad en Estados Unidos.

El peruano se encuentra detenido sin derecho a fianza y, de ser declarado culpable, podría ser sentenciado a cadena perpetua.

Vílchez tiene programada una audiencia de instrucción de cargos para el jueves, y se prevé que también le asignen un abogado.

El peruano “se presentó de forma fraudulenta” cuando solicitó un empleo y aprobó la revisión de antecedentes de la compañía, puntualizó Margolis.

Tanto Uber como Lyft contratan compañías privadas que revisan el nombre, la licencia de conducir y el número de Seguro Social de un conductor en los registros de las cortes locales, en las bases de datos policiales a nivel nacional y en el registro federal de delincuentes sexuales. Las búsquedas pueden tardar 24 horas y ninguna señalaría a un trabajador que esté en el país de forma ilegal utilizando documentos falsos.

En California, tras un intenso debate, la Comisión de Servicios Públicos estatal ordenó a las compañías realizar revisiones anuales de antecedentes a todos sus conductores. Anteriormente, las compañías solo llevaban a cabo una revisión antes de contratar a un conductor.

Sin embargo, la comisión rechazó las peticiones de requerir las huellas dactilares de los conductores. Los comisionados dijeron que contratar a compañías de seguridad acreditadas para buscar en las bases de datos y para hacer verificaciones de crédito de los posibles conductores era suficiente.