Más de un mes después de que Corea del Norte prometió devolver de inmediato los restos de algunos estadounidenses muertos en la guerra, la promesa sigue sin cumplirse.

El secretario de Estado Mike Pompeo, quien viajó este mes a Pyongyang para presionar más a Corea del Norte, dijo el miércoles que la devolución podría comenzar "en las próximas dos semanas". Pero podría tomar meses o años identificar totalmente los huesos para determinar que son los de los militares estadounidenses.

En un comunicado conjunto en la cumbre de Singapur, el presidente Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un se comprometieron a encontrar los restos de prisioneros y militares desaparecidos, décadas después de la Guerra de Corea, "incluida la repatriación inmediata de quienes ya fueron identificados".

Eso ocurrió el 12 de junio, hace más de un mes. Aunque Trump dijo ocho días después que la repatriación ya se había realizado, no fue así. Todavía no se ha llevado a cabo. Así que no fue "inmediata", aunque el diario Stars and Stripes reportó el martes desde Corea del Sur que Pyongyang ha aceptado transferir hasta 55 conjuntos de restos la próxima semana. El Pentágono y el Departamento de Estado rehusaron comentar sobre cualquier promesa específica hecha por Corea del Norte.

"Estamos progresando en la frontera para lograr la devolución de los restos, un asunto muy importante para esas familias", dijo Pompeo el miércoles en la Casa Blanca. "Creo que en las próximas dos semanas llegarán los primeros restos, ese es el compromiso, así que ciertamente estamos progresando en ese sentido".

Algo que probablemente también quede demostrado que no es cierto es la parte del comunicado entre Trump y Kim que afirma que Corea del Norte tenía restos "ya identificados". Aparentemente tiene huesos y quizás artículos personales relacionados, pero la historia nos indica que cualquier resto que Corea del Norte entregue probablemente va a ser difícil de identificar.

En los últimos días el Departamento de Estado modificó la frase y la dejó como "ya encontrados", en una insinuación de que se dio cuenta que los restos no han sido identificados.

___

El periodista de The Associated Press Ken Thomas contribuyó con este despacho.