El Parlamento de Israel se apresta a votar sobre una controversial propuesta de ley que definiría el país como la nación-estado del pueblo judío.

Un comité parlamentario aprobó la redacción final de la propuesta de Nación Estado, despejando el camino para una votación el miércoles en el pleno del Parlamento.

El gobierno dice que la propuesta, que tendría un valor similar a la constitución, consagra en la ley el carácter judío del país, pero los críticos dicen que margina a los ciudadanos árabes del país, que constituyen 20% de la población, y amenaza la democracia israelí. Una cláusula de la medida rebaja el estatus del idioma árabe de oficial a “especial”.

Los legisladores eliminaron la cláusula que permitía el establecimiento de “comunidades separadas”, que fue considerada racista, y la remplazaron con una que alienta “asentamientos judíos”.