El Parlamento de Egipto aprobó una ley que ataca cuentas con muchos seguidores en las redes sociales a las que las autoridades acusan de publicar “noticias falsas”, la medida más reciente de una campaña para reprimir el disenso y acallar las fuentes noticiosas independientes.

La ley fue aprobada el lunes por la noche por la cámara incondicionalmente oficialista, pero los detalles empezaron a conocerse apenas el miércoles.

La ley declara que las cuentas en redes sociales con más de 5.000 seguidores son medios de prensa y otorga a las autoridades el poder de bloquearlas si publican “noticias falsas”.

No se aclaró el significado de “noticias falsas”.

El proyecto aún debe ser ratificado por el presidente Abdel-Fattah el-Sissi, lo que se descuenta ya que esas leyes suelen ser promovidas por el gobierno. El general-presidente, en el poder desde 2014, ha lanzado la mayor represión contra el disenso que se conozca en el país.

El-Sissi fue reelegido para un segundo período de cuatro años en marzo, en elecciones en las que prácticamente no tuvo oposición. En 2013, siendo ministro de Defensa, encabezó el derrocamiento del presidente islamista Mohammed Morsi. Desde entonces, las autoridades han arrestado a miles de islamistas y secularistas que provocaron el derrocamiento del autócrata Hosni Mubarak en 2011.

Bajo la nueva ley, el poder de bloquear cuentas en redes sociales corresponderá al regulador de medios, un funcionario elegido a dedo por el presidente. Tendría el poder de iniciar demandas penales contra plataformas e individuos acusados de “incitar a la gente a violar las leyes” y “difamación o discriminación contra individuos y religiones”.