Sin contar con la presión de organizar una cumbre sin precedentes, Finlandia suda bajo una inusual ola de calor.

Se espera que el mercurio en el usualmente fresco país nórdico, alcance los 30 grados Celsius (86 Fahrenheit) el martes, informó el Instituto de Meteorología Finlandés.

Dichas temperaturas son “o inusual o excepcionalmente elevadas para esta época del año, sin embargo, tienen precedentes”, dijo el meteorólogo Ville Siiskonen a The Associated Press.

En julio de 2010, se registró la histórica temperatura máxima de 37,2 C (casi 99 F).

Las temperaturas tipo sauna durante la visita del presidente estadounidense Donald Trump y el mandatario ruso Vladimir Putin a Helsinki, también han levantado la advertencia de incendio forestal en todas las zonas menos la extrema más al norte del país.