Los activistas aprovecharon una cumbre el lunes entre los presidentes Donald Trump, de Estados Unidos, y Vladimir Putin, de Rusia, para organizar dos días de manifestaciones en la capital finlandesa por una serie de inconformidades.

Defensores del aborto se vistieron con estómagos hinchados y máscaras de Trump. Los manifestantes antifascistas portaban carteles con palabras altisonantes. Personas a favor del libre comercio, ucranianos en contra de la guerra, medioambientalistas y defensores de los derechos homosexuales con banderas de colores, todos compitieron por la atención de la prensa mundial.

En una ciudad orgullosa de defender su derecho a protestar, las manifestaciones se extendieron por todos lados. Algunos se mantuvieron a un lado de las barreras erigidas por la policía para intentar registrar sus quejas, mientras los líderes pasaron velozmente en vehículos blindados para su cumbre en el palacio presidencial de Finlandia.

Otros marcharon a un lado de los monumentos de Helsinki, lejos de la cumbre de los líderes, pero a la vista de residentes y turistas curiosos.

En la Plaza del Senado de la ciudad, unos 20 “Trumps embarazados” y 20 mujeres con mordazas rosas, expresaron su inconformidad contra una orden del mandatario estadounidense que prohíbe que dinero federal se destine a grupos internacionales de planeación familiar que practican abortos o proporcionan información de ellos.

Otra marcha que atrajo a centeneras de personas tenía una mezcla de mensajes, alguno apoyando a la canciller alemana Angela Merkel y otros gritando “¡Fascistas, regresen a casa!”. Algunos participantes se cuestionaron la legitimidad de la victoria de Trump ya que perdió el voto popular. Otro cartel decía: “El lugar de una mujer es en la Resistencia”.

“Honestamente, no creo que a las dos personas que hoy se reúnen les importe si estamos aquí o no”, dijo Tina Aspiala, de 43 años. “Es más por solidaridad mundial contra muchas cosas que están mal y creo que por eso vale la pena venir”.

____

Iuliia Subbotovska y Jari Tanner en Helsinki contribuyeron a este despacho.