Los rebeldes sirios pelearon contra las fuerzas del gobierno por el control de un punto de observación que está cerca de la frontera con Israel, dijo el lunes una organización, mientas el gobierno continúa con operaciones militares en el suroeste del país.

Las fuerzas del gobierno bombardearon aldeas y posiciones rebeldes en los alrededores de Tell al-Haara, dijo el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos con sede en Gran Bretaña, que monitorea la guerra a través de una red de activistas en el país.

Medios estatales sirios dijeron que las fuerzas tomaron la colina, pero el Observatorio dijo que una facción vinculada a Al Qaeda junto con rebeldes, emboscaron a soldados en ese lugar, obligándolos a retroceder. Doce efectivos del gobierno murieron, agregó el grupo.

Desde Tell al-Haara se ve el Golán, que Israel arrebató a Siria en la guerra de 1967 y fue la sede de una base de observación siria hasta que las fuerzas de oposición lo tomaron en el 2014, durante la guerra civil.

Desde el 19 de junio, las fuerzas del gobierno han retomado pueblos y aldeas del control de rebeldes en el suroeste de Siria, en las fronteras de Israel y Jordania, y han recapturado la ciudad de Daraa, cuna de la revuelta del 2011 contra el presidente Bashar Assad.

El gobierno ahora controla el principal cruce fronterizo entre Damasco y Amán, ruta clave para las exportaciones sirias a Jordania y los países petroleros del Golfo Pérsico más al sur. Jordania cerró el cruce en el 2015, cuando fue tomado por los rebeldes.

Tanto Israel como Jordania han indicado que aprueban la campaña, aunque Israel ha dicho que no aceptará la presencia en su frontera de fuerzas o representantes de las fuerzas de su acérrimo enemigo Irán.