Una exministra del gobernante Partido Conservador pidió el lunes un nuevo referéndum sobre la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, una idea desde hace mucho sopesada por la primera ministra.

El Parlamento británico está “paralizado” por el Brexit, declaró la exministra de Educación, Justine Greening, a la BBC, agregando que tanto ella como otros destacados legisladores de la formación están a favor de una nueva consulta.

Greening dijo que, en caso de repetirse la votación, haría campaña para que Gran Bretaña permanezca en la UE.

La primera ministra Theresa May enfrenta una creciente presión tanto de partidarios como de detractores del Brexit. Su reciente libro blanco, en el que se trazaron los planes para un “libro de reglas comunes” sobre el comercio de bienes con la UE, ha enfurecido a quienes respaldan una ruptura total.

May defendió su plan en la inauguración de la Exhibición Aérea Internacional Farnborough. Dijo que protegería empleos vitales en la industria de la aviación y mantendría la tradición británica como un país a la vanguardia de la industria aeronáutica.

El tema es delicado ya que Airbus mencionó en junio que tendría que considerar sus planes a largo plazo en Gran Bretaña si no se llega a un acuerdo en el Brexit.

May dijo que el plan delineado en el libro blanco honra el deseo del electorado británico _quien en junio de 2016 apoyó el Brexit con 52% de los votos_ mientras protege la industria y la seguridad.

Su oficina dice que bajo ninguna condición habrá un segundo referéndum. Su autoridad se ha visto debilitada con la renuncia de importantes figuras como el canciller Boris Johnson y David Davis, el ministro para el Brexit, y una serie de funcionarios de menor nivel que no están de acuerdo con su plan de salida.

El Parlamento debatirá más tarde el lunes cuestiones relacionadas con el Brexit.