El ejército israelí levantó sus restricciones en el área a lo largo de la Franja de Gaza el domingo, un indicio de que ha aceptado el cese al fuego mediado por Egipto para poner fin a una intensa ronda de combates de 24 horas con Hamas que había amenazado con tornarse en una guerra sin cuartel.

Las fuerzas militares de Israel habían cerrado una playa popular y fijó restricciones para reuniones grandes mientras los residentes permanecieron en su mayoría cerca de casa el sábado y decenas de misiles fueron lanzados desde Gaza. Pero luego de varias horas de calma el ejército informó que los residentes podían reanudar sus rutinas diarias.

El sábado, el ejército israelí lanzó su mayor campaña de ataques aéreos en Gaza desde la guerra de 2014, dando en varios complejos militares de Hamas y reduciendo a escombros algunos de sus campamentos de entrenamiento. Dos adolescentes palestinos murieron en un ataque aéreo en la Ciudad de Gaza, mientras que cuatro israelíes resultaron heridos debido a la caída de un misil en una casa.

Las fuerzas de Israel señalaron que varios proyectiles de mortero fueron disparados incluso después que Hamas anunciara el cese al fuego al tiempo que las sirenas que alertan sobre la posibilidad de un ataque con proyectiles sonaban de nuevo por la madrugada en Israel. El ejército atacó al mortero el domingo temprano pero la calma se mantuvo por varias horas después y ninguna de las partes parecía decidida a reanudar las hostilidades.

La policía de Hamas anunció el domingo que una explosión en una vivienda en la Ciudad de Gaza cobró las vidas de un hombre de 35 años y su hijo de 13. La explosión no fue resultado de algún ataque aéreo israelí y parece más una detonación accidental de explosivos almacenados por militantes. Hamas anunció que investigará el incidente.

El ejército israelí dijo haber desatado el bombardeo del sábado en respuesta a las semanas de violencia a lo largo de la frontera con Gaza _que incluyeron un ataque con granada el viernes que hirió a un oficial_ así como continuos ataques de Hamas con misiles y una larga campaña de lanzamiento de cometas y globos incendiarios que han devastado tierras de cultivo y reservas naturales israelíes a lo largo de la franja costera.

Hamas respondió con más de 200 proyectiles hacia comunidades de Israel, evocando los recuerdos de las tres guerras que han sostenido ambas partes a lo largo de la última década. Israel dijo que su sistema de defensa Domo de Hierro derribó más de 20 proyectiles.

Israel también destruyó varios túneles utilizados en los ataques de Hamas, al igual que fábricas involucradas en la producción de cometas y globos incendiarios, y sedes de un batallón de Hamas en el norte de Gaza.

“No tenemos la intención de tolerar misiles, cometas, drones o ninguna otra cosa. Hamas ha recibido un duro golpe”, declaró el ministro de Defensa de Israel, Avigdor Lieberman. “Yo espero que Hamas sacará sus conclusiones y de no hacerlo tendrá que pagar un precio muy alto”.