El ejército de Camerón negó el jueves que sus soldados estuvieran involucrados en un video que parece mostrar a mujeres con niños mientras les vendan los ojos y las matan a tiros.

El video explícito que circula en redes sociales ha generado la indignación y condena de grupos como Amnistía Internacional, y suscitado inquietud sobre los supuestos abusos militares mientras Camerún lucha contra los extremistas del Boko Haram en el norte a lo largo de la frontera nigeriana y contra los separatistas anglófonos en partes del occidente.

El presidente Paul Biya ordenó una investigación del hecho, dijo Issa Tchiroma Bakary, vocero del gobierno.

El video parece mostrar a soldados en un área rural vendando los ojos de dos mujeres, con niños pequeños atados a sus espaldas, y dispararles mientras observan otros civiles. Uno de los hombres uniformados dice en francés que es muy arduo ejecutar a personas, pero que no tienen otra opción.

El vocero del gobierno dijo que el ejército del país centroafricano es profesional, y que los uniformes camuflados en el video fueron fabricados con la intención de destruir su reputación.

“Los uniformes de combate utilizados por el ejército camerunés en dichas circunstancias son trajes comunes de combate, principalmente cascos pesados, chalecos antibalas y botas de comando. Obviamente no es el caso en este video”, dijo Bakary. “Las armas mostradas por los supuestos soldados presentados en el video no son las utilizadas por el ejército camerunés en esta zona de operación”.

Sin embargo, Amnistía Internacional dijo que su investigación “recopiló evidencia creíble de que fueron los soldados cameruneses mostrados en el video los que llevaron a cabo las terribles ejecuciones extrajudiciales de dos mujeres y dos niños pequeños”.

“Dada la gravedad de estos actos terribles _el asesinato calculado y a sangre fría de mujeres y niños pequeños _ estas apresuradas y despectivas negaciones arrojan serias dudas sobre si alguna investigación será genuina”, dijo Samira Daoud, subdirectora de la oficina de África occidental de Amnistía Internacional.

No está claro cuándo se grabó el video.

___

El periodista de Associated Press Carley Petesch en Dakar, Senegal contribuyó a este despacho.