Ocho manifestantes fueron detenidos el miércoles por las autoridades federales de Estados Unidos luego de que las tensiones recrudecieron nuevamente en las oficinas del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas en la ciudad de Portland, Oregon.

Los manifestantes arrojaron objetos a los agentes e hicieron caso omiso de las advertencias de las autoridades para dejar de bloquear la entrada, dijo Rob Sperling, portavoz de la división responsable de proteger los edificios gubernamentales. Agregó que los agentes utilizaron gas lacrimógeno para disipar a los manifestantes y proteger a las autoridades mientras hacían los arrestos.

Sperling indicó que las personas detenidas enfrentan varios cargos, como desacatar una orden y obstrucción.

Los activistas, que han protestado desde el 17 de junio, piden que se elimine el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas, conocido como ICE por sus siglas en inglés, y que se ponga fin a la política migratoria de “cero tolerancia” del gobierno del presidente Donald Trump.

Las autoridades detuvieron a tres personas el lunes.