Una organización israelí anunció el martes que a fines de año enviará un módulo espacial a la Luna con la meta de convertirse en la primera entidad no gubernamental en posar una de esas naves sobre el satélite terrestre.

SpaceIL y la agencia estatal israelí Israel Aerospace Industries planean lanzar su aparato no tripulado en diciembre, dijo el equipo en una conferencia de prensa en la instalación de IAI en las afueras de Tel Aviv. De lograrlo, Israel se convertiría en el cuarto país en lanzar un módulo especial a la Luna, después de Estados Unidos, la Unión Soviética y China.

En noviembre, antes del lanzamiento espacial, SpaceIL enviará el módulo que aun no tiene nombre a Estados Unidos. El módulo de desembarque de 585 kilos (1.289 libras) será montado encima del cohete SpaceX Falcon que lo llevará a la órbita especial desde donde cobrará impulso y saldrá rumbo a la Luna. Al llegar allí, enviará fotos y recogerá información que será recabada por el Instituto Weizmann de Israel.

El proyecto de 95 millones de dólares, mayormente financiado por el multimillonario israelí-sudafricano Morris Kahn y otros donantes, apunta a posar el aparato en la Luna el 13 de febrero. Kahn dijo que sería "un logro tremendo".

SpaceIL fue fundado en el 2011 e inicialmente quiso participar en el Concurso Lunar de Google Xprize, que retaba a empresas privadas a llevar a la Luna módulos no tripulados. Pero Google canceló este año la competencia de 20 millones de dólares, cuando quedó claro que ninguno de los cinco concursantes terminaría el proyecto para la fecha límite de marzo.