Las fuerzas oficialistas sirias tienen rodeadas las zonas ocupadas por los rebeldes en la ciudad de Dará, al continuar su ofensiva en el sudoeste, informaron el lunes activistas.

Esa ciudad fue donde comenzó el levantamiento contra el gobierno de Bashar Assad, en medio de lo que era la Primavera Árabe, antes de que el conflicto sde convirtiera en una guerra civil en que más de 400.000 personas han muerto y unas 5 millones han quedado desplazadas.

Los baluartes rebeldes en el sur de Siria han estado cayendo desde que el gobierno lanzó una dura ofensiva el mes pasado cobijada por bombardeos rusos. La semana pasada Rusia medió un acuerdo con los rebeldes para que éstos depongan sus armas y entreguen un cruce fronterizo con Jordania. Los rebeldes que estén en contra el acuerdo tendrán que ser evacuados al norte.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una organización que monitorea el conflicto desde Gran Bretaña, junto con el vocero rebelde Ibrahmi Jabawi, dijeron que la ofensiva contra las zonas insurgentes de Dará, capital de la provincia del mismo nombre, empezó el domingo a la noche.

El Observatorio y el Centro de Información de las Fuerzas Armadas Sirias dijeron que klas fuerzas oficialistas controlan ahora la mayor parte de la frontera con Jordania, al recuperar el control del principal cruce fronterizo.