Varios individuos enmascarados asesinaron a tiros a siete personas durante una fiesta que se llevaba a cabo en una casa a las afueras de la ciudad de Guadalajara, en el centro-occidente de México, informaron el lunes las autoridades y diversos medios.

En entrevistas difundidas en video por varios medios locales, el agente David Tovar dijo que las víctimas fueron cinco mujeres y dos hombres, y que los hechos ocurrieron el domingo en la noche en una casa en Tlaquepaque, al sur de la segunda ciudad más grande de México. Hay pruebas de que se utilizaron armas de grueso calibre, agregó.

Vecinos dijeron que la agresión se perpetró cuando había una fiesta, señaló Tovar.

Al parecer la casa era utilizada para la venta de droga a bajo nivel, dijo el fiscal general del estado de Jalisco, Raúl Sánchez Jiménez, de acuerdo con el periódico Excélsior.

Ningún portavoz contestó el teléfono de la oficina del fiscal para que hiciera declaraciones.

Guadalajara es el centro de operaciones del violento cártel Jalisco Nueva Generación.

En marzo, soldados, agentes de la Policía Federal y personal de la Fiscalía General desarmaron y relevaron de sus funciones a toda la policía de Tlaquepaque debido a una cadena de incidentes de violencia y a la sospecha de que estaba infiltrada por el crimen organizado.

Por su parte, las autoridades de la Ciudad de México investigaban la muerte de una turista estadounidense al parecer por una bala perdida durante un tiroteo en una taquería ubicada en una colonia acaudalada en la capital.

La estadounidense, de 27 años, salía del restaurante el sábado por la mañana cuando sujetos armados a bordo de una motocicleta comenzaron a disparar contra un hombre al que las autoridades identificaron como un portero de seguridad de un bar de la zona, de acuerdo con la fiscalía de la ciudad. El hombre resultó herido, pero sobrevivió.

La mujer, cuya identidad no se ha dado a conocer, estaba con su esposo y otros dos amigos en el restaurante ubicado en el vecindario de Lomas de Chapultepec, informaron las autoridades en un comunicado emitido el sábado por la noche. No había indicios de que las dos víctimas se conocieran.

Los atacantes huyeron.

Un funcionario de la Embajada de Estados Unidos en México confirmó la muerte.