Los remanentes de la tormenta tropical Beryl cruzaron Dominica el domingo por la noche y se disiparon, lo que alivia la amenaza que representaba para otras islas del Caribe que aún no se recuperan por completo de los huracanes del año pasado.

El meteoro cruzó Dominica más de nueve meses después que el huracán María golpeó la isla como tormenta de categoría 5 y causara la muerte de decenas de personas.

Por el momento no había reportes de daños en Dominica a causa de las tormentas del domingo.

El gobierno de Dominica había dicho que cerraría el sistema de distribución de agua durante el paso del meteoro como medida de precaución. Los habitantes de esta y otras islas de la región acopiaron comida y agua, y se preparaban para la amenaza de vientos, lluvias y marejadas.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dijo que los remanentes de Beryl pasarían el lunes al sur de las Islas Vírgenes y Puerto Rico. Señaló que los vientos aminorarían durante la noche, pero que las islas de la región deben mantenerse alerta por la posibilidad de lluvias intensas que podrían generar inundaciones o deslaves.

El gobernador de Puerto Rico temía nuevos apagones si Beryl pasaba cerca de la isla como tormenta tropical, como se pronosticaba originalmente. Pero Beryl, que había sido el primer huracán de la temporada del Atlántico, perdió fuerza de tormenta tropical poco antes de llegar a Dominica.