Miles de manifestantes bloquearon el sábado una importante vía rápida interestatal en Chicago, cerrando el tráfico y marchando por ella, a fin de llamar la atención por la violencia armada que ha cobrado cientos de vidas en algunos de los barrios más pobres de la ciudad y presionar a los funcionarios públicos para que hagan más para detenerla.

Los manifestantes corearon lemas como "Detengan la matanza" y llevaban pancartas que decían: "Necesitamos trabajo" y otros mensajes. Algunos se detuvieron para garabatear mensajes con tiza en la vía interestatal 94, conocida como Dan Ryan Expressway, como "Ya es suficiente" y "Paz".

En la vanguardia de la marcha iban con los brazos unidos el activista Michael Pfleger, un sacerdote católico del lado sur de la ciudad que organizó la protesta; el superintendente de la policía de Chicago Eddie Johnson y el reverendo Jesse Jackson.

"La gente ganó hoy porque la gente se presentó. Vieron a mucha gente aquí, blancos, negros y morenos, jóvenes y viejos, diciendo 'Estamos cansados de la maldita violencia en Chicago'", dijo Pfleger después de completar la ruta de aproximadamente 2,4 kilómetros (1,5 millas).

"Queremos que el gobernador, el alcalde, los funcionarios electos y la comunidad se reúnan y digan: `Queremos la paz ahora'".

Pfleger dijo que durante años han solicitado más recursos, empleos, mejores escuelas y leyes más estrictas para el control de armas.

La autopista fue completamente reabierta menos de 90 minutos después de que la protesta terminó.

Marchar en la Dan Ryan Expressway tiene un significado histórico, ya que es una vía que algunos creen que se construyó en la década de los 1960 para separar a las comunidades blancas de las comunidades pobres y negras. Es el tipo de segregación económica y racial que todavía persiste en Chicago.

En la ciudad hubo 252 homicidios y 1.100 tiroteos en los primeros seis meses del año, un aumento frente al mismo periodo del año pasado, dijo la policía de Chicago. Sin embargo, esos crímenes están muy concentrados en los barrios negros, de bajos ingresos.

___

La fotógrafa de Associated Press Annie Rice contribuyó para este despacho.