Manifestantes marchan en la capital alemana para apoyar a las embarcaciones de ayuda privadas que rescatan a migrantes en el mar Mediterráneo.

Los busques de rescate se encuentran con oposición creciente por parte de las autoridades de Italia y otros países. El nuevo ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, se ha negado a permitirles atracar en los puertos del país.

Los algo menos de un millar de participantes se reunieron en el centro de Berlín el sábado. Muchos de ellos sostenían en alto chalecos salvavidas naranja. En otras ciudades alemanas estaban planeadas manifestaciones similares.

Uno de los barcos que quedó atrapado en medio de las medidas severas era operado por el grupo de ayuda alemán Mission Lifeline. Al navío finalmente se le permitió atracar en Malta, en donde los fiscales intentan confiscarlo y han presentado un cargo de entrada ilegal, entre otros, al capitán.