Saboreando el suspenso, el presidente Donald Trump está sopesando a quién propondrá para ocupar la vacante que dejará el juez Anthony Kennedy en la Corte Suprema. Y en la intimidad de su club de golf privado, realiza consultas con el vicepresidente y otros colaboradores.

El sábado por la mañana, Trump tuiteó: “¡Gran decisión se hará próximamente sobre nuestro próximo juez de Corte Suprema!”

El presidente, que prevé efectuar un anuncio el lunes por la noche desde la Casa Blanca, ha dicho a la prensa que está concentrado en cuatro personas y que las ha “reducido a tres o dos”. El viernes por la noche cenó con el vicepresidente Mike Pence, quien también se ha reunido con algunos candidatos.

Entre los principales contendores se encuentran los jueces federales de apelaciones Amy Coney Barrett, Brett Kavanaugh y Raymond Kethledge, a los que se suma Thomas Hardiman, también de una corte federal de apelaciones. La Casa Blanca ha preparado legajos sobre los cuatro, dijeron dos personas al corriente del proceso, las que hablaron bajo la condición de anonimato por no estar autorizadas a hacerlo públicamente.

A partir de una lista de 25 nombres investigados por grupos conservadores, Trump también ha sopesado a los jueces federales de apelaciones Amul Thapar y Joan Larsen, y es posible que la Casa Blanca prepare más legajos.

Kennedy anunció el 27 de junio que se retiraría en los próximos meses.