Panshu Zhao había crecido en el este de China y se enamoró de Estados Unidos. Leía la Biblia que sus padres le habían dado, veía películas de Hollywood y estudió los ideales de la democracia. Aprovechó la oportunidad de estudiar en la Universidad Texas A&M.

En 2016, Zhao se enroló en el Ejército de Estados Unidos como parte de un programa especial de reclutamiento que ofrece a los inmigrantes que viven legalmente en el país una vía para la naturalización.

El futuro, dijo, se veía brillante.

Ahora, él es uno de los decenas de inmigrantes reclutas y reservistas que han sido dados de baja de manera abrupta y a menudo inexplicable.

Estas personas estuvieron dispuestas a arriesgar sus vidas a cambio de la perspectiva de naturalizarse estadounidenses, un intercambio frecuente que atrajo a lingüistas, especialistas médicos y miles de otros inmigrantes a las fuerzas militares desde la Guerra de Independencia.

“Es como caer del cielo al infierno”, declaró el viernes Zhao a The Associated Press.

Se desconoce el número de hombres y mujeres enrolados mediante el programa especial de reclutamiento a quienes se dio de baja del Ejército, aunque abogados de inmigración dijeron a la AP tener conocimiento de más de 40 reclutas que fueron licenciados en fecha reciente o cuya condición ha quedado en suspenso.

Algunos reclutas dicen que no les explicaron los motivos de su baja. Otros señalaron que el Ejército les informó que los clasificaron como un riesgo de seguridad porque tenían parientes en el extranjero o porque el Departamento de Defensa no había completado la revisión de sus antecedentes.

El Pentágono dijo el viernes que la política no ha cambiado desde el año pasado, cuando el secretario de Defensa, Jim Mattis, dijo que nadie podría ingresar en entrenamiento básico si no se había completado la investigación de sus antecedentes.

Y la portavoz del Ejército, Cynthia O. Smith, dijo que todos los reclutas que ingresan en las fuerzas armadas son sometidos a revisiones de seguridad.

“Todo recluta pasa por una revisión individualizada de idoneidad y el tiempo de la revisión depende de los antecedentes particulares de cada individuo”, declaró Smith.

Zhao, de 31 años, dijo que la fecha de “salida” para el entrenamiento básico tardó un par de años debido a las revisiones de antecedentes, entrevistas de contrainteligencia y revisiones rigurosas adicionales, como parte de los requisitos para reclutas inmigrantes.

___

La periodista de The Associated Press, Lolita C. Baldor, en Washington, D.C., contribuyó a este despacho.