El papa Francisco instó el viernes a los gobiernos a cumplir sus compromisos para frenar el cambio climático, advirtiendo que la continuidad del desarrollo insostenible y el creciente consumismo amenaza con convertir la Tierra en una enorme pila de “escombros, desiertos y basura”.

El pontífice argentino realizó el llamado en una conferencia en el Vaticano para conmemorar el tercer aniversario de su histórica encíclica medioambiental "Laudato Si" ("Alabado seas"). El documento, que buscaba impulsar la acción en la Conferencia del Clima de París de 2015, pedía un cambio de paradigma en la relación de la humanidad con la Madre Naturaleza.

En sus declaraciones, el papa pidió a los gobiernos que honren los acuerdos contemplados en el pacto de París, y agregó que instituciones como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial tienen un papel importante para alentar reformas que promuevan el desarrollo sostenible.

"Hay un peligro real de que a las generaciones futuras les dejemos solo escombros, desiertos y basura”, advirtió.