Las autoridades en Londres autorizaron el jueves a manifestantes volar sobre el Parlamento un dirigible con la forma de Donald Trump como un gigantesco bebé anaranjado durante la visita del presidente estadounidense a Gran Bretaña la semana próxima.

El inflable de seis metros (20 pies) podrá volar durante dos horas el 13 de julio.

El activista Leo Murray, uno de los organizadores, dijo el jueves que la alcaldía “nos dijo al principio que no reconocía al Bebé Trump como una protesta legítima. Pero fue tan grande el apoyo del público a nuestro plan que la alcaldía recuperó su sentido del humor”.

Están planeadas muchas protestas en Londres, a pesar de que el presidente piensa evitar en gran medida la ciudad. Prevé reunirse con la reina Isabel en el castillo de Windsor y con la primera ministra Theresa May en la finca rural de Chequers.