El secretario del interior de Gran Bretaña acusó el jueves a Rusia de convertir al Reino Unido en un “vertedero de veneno” y demandó una explicación sobre cómo dos personas fueron envenenadas inadvertidamente con la misma neurotoxina usada para atacar a un exespía ruso y su hija en la misma área hace cuatro meses.

Un hombre y una mujer de cuarenta y tantos años estaban en condición crítica el jueves en un hospital en el suroeste de Inglaterra tras enfermarse el sábado en Salisbury.

Expertos en el laboratorio británico de armas químicas Porton Down determinaron que la pareja fue envenenada con la misma neurotoxina letal _desarrollada en la extinta Unión Soviética_ que estuvo a punto de matar al exespía ruso Sergei Skripal y a su hija Yulia en marzo en Salisbury, explicó la policía el miércoles en la noche.

Gran Bretaña acusa a Rusia de ser responsable del ataque contra los Skripal, pero el Kremlin rechaza las acusaciones. El jueves, el secretario del Interior Sajid Javid le dio al Parlamento que es hora de que Moscú explique “qué ha sucedido exactamente”.

"Es completamente inaceptable que nuestra gente sea blanco planeado o no intencional de ataques, o que nuestras calles, nuestros parques, nuestras ciudades, sean vertederos de veneno”, dijo Javid.

La hipótesis sobre la que se trabaja "sería que estas son víctimas de las consecuencias del ataque anterior, o de alguna otra cosa, no que hayan sido atacadas directamente”, le dijo el ministro de Seguridad, Ben Wallace, a la BBC.

"Creo que lo que dijimos en ese momento fue que se trataba de un ataque descarado y temerario en el corazón de una parte muy tranquila de Gran Bretaña, y eso es parte de la rabia que siento hacia el estado ruso (...) están eligiendo claramente emplear un arma muy, muy tóxica y altamente peligrosa”, apuntó.

El inexplicable envenenamiento de dos ciudadanos británicos sin vínculos aparentes con Rusia ha planteado preocupaciones de salud pública en la zona de Salisbury, donde se llevó a cabo una enorme operación de descontaminación luego del ataque a los Skripal con Novichok.

Funcionarios británicos piensan que la neurotoxina fue untada en la puerta de los Skripal, pero no han explicado cómo. Tienen la cronología de los movimientos de los Skripal en Salisbury en aquel momento y se gastaron millones de libras en la limpieza de los sitios que visitaron. Pero no han explicado cómo puede, o no, rastrear el agente nervioso en el área.

Aunque Moscú insiste en que no tuvo nada que ver con ese ataque, Wallace dijo que el gobierno ruso podría "corregir este error” proporcionando detalles sobre el envenenamiento de Skripal y le pidió a Rusia que proporcione información y "nos diga qué ocurrió, qué hicieron”.

"Estoy esperando la llamada telefónica de Rusia”, dijo. "La oferta está ahí. Ellos son quienes pueden completar todas las pistas para mantener a la gente a salvo”.

El nuevo caso se dio a conocer en un momento sensible: la selección inglesa de fútbol sigue compitiendo en el Mundial que se disputa en Rusia y en unos días se celebrará una cumbre de la alianza militar OTAN que estará centrada en parte en el empeoramiento de los lazos entre Moscú y Occidente.