Un condado de Virginia llegó a un acuerdo con el gobierno federal para usar una antigua cárcel regional para mantener detenidos a inmigrantes que han entrado a Estados Unidos sin autorización, informaron las autoridades.

Fue casi después de un año de negociaciones que se llegó al acuerdo quinquenal que involucra la instalación antes conocida como cárcel regional Peumansend Creek, dijo el condado de Caroline.

En el lugar se recluirá a hombres y mujeres migrantes que no tienen niños, decía el comunicado de prensa del condado.

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas administrará el centro, que está ubicado en Fort A.P. Hill y ahora será conocido como el centro de detención Caroline, reportó el medio Free Lance-Star.

Charles Culley, administrador del condado, dijo que los primeros detenidos llegarán en 30 días.

Funcionarios locales esperan que el acuerdo reinstaure hasta 120 empleos que se perdieron cuando cerró la cárcel.