Cientos de opositores al gobierno se concentraron el miércoles frente a la Corte Suprema de Polonia en solidaridad con la presidenta del tribunal, a la que una reforma judicial obliga a jubilarse.

Los manifestantes acusaron al gobierno de derechas de violar la constitución al forzar la jubilación de la presidenta Malgorzata Gersdorf y otros jueces, una medida que consideran decisiva en la campaña de destrucción de la democracia constitucional polaca.

Después de tomar el control de los tribunales inferiores y el constitucional, el partido gobernante Ley y Justicia ha tomado la Corte Suprema, el más alto tribunal de apelaciones de la justicia civil y penal y el organismo que certifica los resultados de las elecciones.

La nueva ley, que entró en vigencia el martes, redujo la edad de jubilación obligatoria de los jueces de la Corte Suprema de 70 a 65 años. Esto obliga a Gersdorf, quien tiene 65 años, y hasta un tercio de los 73 jueces a jubilarse a menos que pidan un permiso especial al presidente y él lo otorgue.

La oficina de prensa de la corte dijo el miércoles que 63 jueces estaban trabajando, lo cual significa que 10 aparentemente aceptaron el retiro bajo la nueva ley. Pero solo 55 recibirán nuevos casos porque ocho jueces, Gersdorf entre ellos, no han solicitado la extensión.

Gersdorf se presentó a trabajar el miércoles e insistió que su sexenio finaliza en 2020, de acuerdo con la constitución. Al arribar a la sede de la corte, dijo en medio de los aplausos que agradecía el apoyo y que actuaba para proteger la constitución y el estado de derecho.