El sacerdote católico de mayor rango condenado por el encubrimiento de abusos sexuales a menores en Australia anunció el miércoles que recurrirá su condena y resistirá la presión pública para renunciar como arzobispo.

Philip Wilson, arzobispo de Adelaida, dijo que solo presentará su dimisión al papa Francisco si fracasa su apelación ante la corte de distrito de New South Wales.

"Soy consciente de los llamados para que renuncie y me los he tomado muy en serio”, declaró Wilson en un comunicado.

"Sin embargo, en este momento, tengo derecho a ejercitar mis derechos legales y de seguir el debido proceso legal. Dado que el proceso no ha finalizado, no tengo la intención de renunciar en este momento”, agregó.

Un tribunal de Newcastle sentenció el martes a Wilson a 12 meses de detención por no reportar a la policía los repetidos abusos cometidos por el cura pedófilo James Fletcher a dos monaguillos en la región de Hunter Valley, en el norte de Sydney, durante la década de 1970.

El religioso, de 67 años, emitió su comunicado horas después de que el primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, se hiciese eco del pedido de las víctimas de Fletcher para que Wilson abandone el cargo.

Turnbull, un antiguo abogado criado como presbiteriano pero convertido al catolicismo en 2002, dijo que esperaba que Wilson renunciase cuando fue condenado en mayo.

"Estoy sorprendido porque no haya renunciado. Claramente, dado el resultado de la... acusación, debería renunciar”, dijo Turnbull a reporteros.

Wilson está libre bajo fianza y un juez determinará en agosto si puede optar al arresto domiciliario. Debe cumplir un mínimo de seis meses en prisión antes de poder optar a la libertad condicional.

La archidiócesis de Adelaida no respondió de inmediato a una petición para aclarar si Wilson debería agotar sus opciones de apelación antes de renunciar.