Lluvias torrenciales afectaron varias ciudades y pueblos a lo largo de Paquistán antes de que amaneciera el martes. Las calles quedaron inundadas y seis personas murieron; las autoridades luchan por restaurar la normalidad en las zonas afectadas.

Todas las muertes ocurrieron en la ciudad oriental de Lahore, en donde zonas residenciales se encuentra inundadas, dijo el Manejo Nacional de Desastres de Pakistán.

El aguacero, una de las lluvias más fuertes en décadas recientes, paralizó la vida en la ciudad y también expuso las fallas en el sistema de drenaje, que inundó algunas de las calles en zonas residenciales.

En transmisiones televisivas se veían calles totalmente sumergidas y personas caminando entre el agua.

Se pronostican más lluvias fuertes en este mes, según el Departamento Meteorológico.

Cada año, muchas ciudades y pueblos en Pakistán luchan para hacerle frente a los diluvios durante la temporada de lluvias, lo que genera críticas por la mala planeación. La temporada de lluvias de Pakistán abarca de julio a septiembre.

Las lluvias también hacen que suba el nivel de los ríos durante la temporada, causando inundaciones que matan a personas y dañan cultivos e infraestructura.