El gobierno de Sudán del Sur propuso extender el período en funciones del presidente Salva Kiir otros tres años, algo que la oposición armada califica de ilegal, mientras los dos bandos negocian un acuerdo para poner fin a cinco años de guerra civil.

El legislador Atem Garang dijo que el Parlamento tiene plazo de un mes para extender el período de Kiir hasta 2021, lo cual está prácticamente garantizado porque el oficialismo tiene la mayoría.

“Si no lo extienden, habrá anarquía y guerra. Habrá un país sin gobierno”, dijo Garang a The Associated Press.

Pero el vocero de la oposición Lam Paul Gabriel dijo que la propuesta era “decididamente ilegal” y “contra la paz” mientras las partes beligerantes buscan un acuerdo. Kiir y su ex segundo, ahora su rival, Riek Machar se reunieron recientemente en la vecina Etiopía y en Sudán, y esperan mantener nuevas reuniones en Kenia.

Las partes acordaron la semana pasada un cese de fuego “permanente” que fue violado a las pocas horas el sábado, y cada una culpó a la otra. Todavía no han llegado a un acuerdo sobre la forma de compartir el poder.

La guerra civil de Sudán del Sur ha matado a decenas de miles y generado la mayor crisis de refugiados en África desde el genocidio de Ruanda en 1994. Millones están al borde de la hambruna y las provisiones frecuentemente son bloqueadas en uno de los países más peligrosos del mundo para los trabajadores humanitarios.

Las dos partes han sido acusadas de violaciones y otros abusos, con frecuencia por diferencias étnicas.