Decenas de basquetbolistas surcoreanos arribaron a la capital de Corea del Norte el martes para una serie de partidos que se espera fomenten la distensión generada por las recientes cumbres Norte-Sur.

Los 50 jugadores arribaron a Pyongyang en dos aviones militares.

El ministro surcoreano de Unificación, Cho Myoung-gyon, encabezó la delegación, que incluyó a 20 funcionarios de gobierno, personal de apoyo y decenas de periodistas surcoreanos.

Fueron recibidos por el viceministro norcoreano de Deportes, Won Kil U, y otros funcionarios.

Están previstos cuatro partidos entre los equipos masculinos y femeninos norcoreanos el miércoles y jueves. No estaba claro si asistiría el líder Kim Jong Un, quien sí lo hizo en un concierto de músicos surcoreanos meses atrás.

Los intercambios son el producto más reciente de una iniciativa diplomática hacia el Sur anunciada por Kim durante su discurso anual de Año Nuevo. El Norte participó en las Olimpíadas de Invierno de Pyeongchang en febrero y los jefes de estado se reunieron en dos ocasiones.

Kim se ha reunido con en tres ocasiones con el presidente chino Xi Jinping y con el estadounidense Donald Trump el mes pasado en Singapur.

Cho dijo a su arribo que se sentía “profundamente conmovido” porque percibía el cambio en las relaciones en los últimos meses.