La cadena de supermercados británica Tesco y la francesa Carrefour crearon una alianza estratégica para lograr más influencia con proveedores a nivel global.

El acuerdo de tres años cubrirá su relación con proveedores e incluirá la compra conjunta de productos de sus propias marcas, explicaron las empresas en un comunicado publicado el lunes.

La alianza ayudará a ambas partes a “mejorar la calidad y la variedad de productos disponibles” así como a mejorar la competitividad, agregaron.

El acuerdo llegó en un momento en el que ambas empresas se ajustan a la intensa presión que ejercen los rivales por internet ante la tendencia de comprar a través de cibersitios como Amazon.

El principal rival de Tesco, Sainsbury, cerró en abril la compra de la filial británica de Walmart, Asda, por 7.300 millones de libras (9.600 millones de dólares) en un acuerdo que lo convertirá en la mayor cadena de supermercados en Gran Bretaña.