Argentina: dólar alcanza nuevo record y sigue desconfianza

La depreciación del peso se aceleró el viernes en Argentina luego de que el dólar alcanzara un nuevo máximo histórico pese a los intentos del Banco Central de frenar su valor y en un contexto de...

La depreciación del peso se aceleró el viernes en Argentina luego de que el dólar alcanzara un nuevo máximo histórico pese a los intentos del Banco Central de frenar su valor y en un contexto de persistente desconfianza de los mercados.

La divisa estadounidense cerró a 29,40 pesos, 80 centavos por encima de la víspera, según el estatal Banco de la Nación Argentina. El billete registró su cuarta alza consecutiva.

Según los analistas, la decisión del Banco Central de elevar a 150 millones de dólares la subasta diaria por cuenta del Ministerio de Hacienda no fue suficiente para frenar la suba de la divisa. Tampoco sirvió que luego la entidad emisora saliera a ofrecer adicionalmente 300 millones de dólares.

La situación obedece a que persiste la desconfianza en Argentina pese a que el país sudamericano obtuvo este mes un préstamo de 50.000 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI) a raíz de una crisis cambiaria y que después de nueve años de ser considerado un mercado fronterizo Argentina volvió a ser calificado como un mercado “emergente”.

Para los analistas persisten los cuestionamientos sobre el rumbo económico y la falta de señales claras acerca del compromiso gubernamental para reducir el déficit fiscal acordado con el FMI así como una preocupación por el empeoramiento de la economía, que ha reconocido el propio Ejecutivo.

El presidente Mauricio Macri, un conservador que llegó al poder a fines de 2015, procuró infundir confianza ante la creciente incertidumbre.

"Cuando prometemos que vamos a achicar el problema del déficit, que los mercados lo discuten, les decimos ‘sí, lo vamos hacer’", afirmó Macri durante un acto en la provincia de Entre Ríos, al este de Argentina.

Macri indicó que “el mundo está alborotado” y “ya no hay tanto crédito” por lo que Argentina debe resolver “problemas estructurales”.

El dólar, divisa de gran referencia en la economía argentina y refugio de los pequeños ahorristas, acumula una suba de más de 50% en lo que va del año. La pérdida del valor del peso recalienta a su vez la inflación. El propio gobierno estima que 2018 cerrará con un alza de precios de al menos 27%.

El presidente recibió el apoyo de algunos gobernadores de la oposición peronista que se manifestaron dispuestos a contribuir para que el país cumpla la meta de déficit fiscal de 1,3% en 2019 y de déficit cero en 2020, tal como se comprometió ante el FMI.

“Argentina está siendo mucho más castigada” que otros países, dijo a la radio La Red el economista Guillermo Nielsen, quien consideró que aunque pesa “la tormenta del mundo” influyen en la compleja situación políticas locales como la cambiaria que los mercados no terminan de “entender” y generan desconfianza.

“No tenemos solo la presión sobre el dólar sino que han caído mucho las acciones y los bonos de Argentina y eso está generando un momento de incertidumbre porque significa que hay menos ingreso de capitales, así como dificultades para el financiamiento del sector público y privado”, afirmó el también exsecretario de Finanzas.

Nielsen apuntó que el gobierno del conservador presidente Mauricio Macri debe tratar de recuperar la confianza porque las políticas aplicadas “generaron confusiones” entre los inversionistas que “se refugiaron en términos financieros y tratan de buscar cosas más seguras que Argentina”.

El economista indicó que las autoridades no terminan de explicar los valores del financiamiento que requiere el país y aunque existen “estimaciones...el gobierno no se atreve a dar una visión realista”.

Según el diputado izquierdista Fernando Solanas, el gobierno “está repitiendo fórmulas que no funcionaron” en el pasado. “No puede venir la inversión con esta inflación... la inexperiencia y el aventurismo político nos han llevado a esta catástrofe”, dijo a la prensa.

El gobierno intentó dar confianza a los mercados mediante la reciente renovación de las autoridades del banco emisor y la implementación de varias medidas dirigidas a los bancos para absorber el exceso de liquidez en el sistema financiero.

Además comenzó a emplear hace ocho días parte de los fondos millonarios concedidos por el FMI para estabilizar el mercado cambiario y logró frenar -aunque por poco tiempo- la suba del dólar.

El Banco Central puede emplear un total de 7.500 millones de dólares de ese préstamo en la ejecución de un programa de licitaciones diarias para atajar la depreciación del peso. El cronograma inicial contemplaba la venta de 100 millones de dólares diarios durante 75 días hábiles aunque el Ministerio de Hacienda aclaró que “de ser necesario adecuar el cronograma por mayores necesidades estacionales de pesos, se anunciarán oportunamente las readecuaciones correspondientes”.