Los candidatos a la presidencia de México comenzaron el lunes la cuenta regresiva de los comicios del próximo domingo con algunos cierres masivos de campaña, la llegada de observadores internacionales y un simulacro de lo que serán las votaciones más concurridas de la historia del país norteamericano.

Al tiempo que nuevas encuestas confirmaron que el favorito es el izquierdista Andrés Manuel López Obrador -también conocido como AMLO-, representante de la coalición “Juntos Haremos Historia”.

Las encuestadoras GEA Grupo de Economistas y Asociados e ISA e Investigaciones Sociales Aplicadas dieron a conocer un reporte según el cual AMLO tendría la preferencia efectiva del 44% de los ciudadanos si las elecciones fueran hoy contra el 28% de su contrincante Ricardo Anaya de “Por México al Frente” y el 26% del oficialista José Antonio Meade.

La maratón electoral del fin de semana tuvo como protagonistas a los tres principales aspirantes a la primera magistratura, quienes convocaron millares de personas a las calles tanto en la Ciudad de México como en las capitales de provincia a donde las personas concurrieron con banderas de sus favoritos, agitaron pancartas y escucharon discursos de lo que los líderes pretenden hacer en temas claves como la corrupción, las dificultades económicas o la violencia que azota al país.

El favorito AMLO recorrió siete estados mexicanos el fin de semana para concluir con un acto en la capital de Jalisco.

“Que el que compre votos, que el que amenace, presione, use dinero del presupuesto, vaya a la cárcel sin derecho a fianza”, dijo AMLO según medios de prensa locales al destacar la importancia de que las próximas elecciones sean transparentes y solicitar que se judicialice el fraude electoral.

Anaya de “Por México al Frente”, una alianza entre el conservador Partido de Acción Nacional (PAN) y su antiguo oponente -el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD)- estuvo el domingo en el popular monumento del Ángel de la Independencia en la Ciudad de México advirtiendo que de ser electo iniciará investigaciones por malversación contra el actual gobernante Enrique Peña Nieto.

Mientras, Meade, del oficialista “Todos por México”, también estuvo en otra plaza capitalina y aseguró que su gobierno será honesto.

Ante la agitación de los últimos días los principales sectores del país comenzaron a tomar posición, por ejemplo, el empresario y activista contra la corrupción Claudio X. González.

“La presente administración está a punto de perder el poder, por vía de una estrepitosa derrota electoral, por una razón fundamental: dilapidaron, por la vía de la corrupción, la inseguridad, la impunidad, la ineptitud y la soberbia, la poca legitimidad que aún tenía el Estado”, expresó en su cuenta de Twitter González, conocido como un líder de opinión.

Entre los preparativos para la asistencia a las urnas del domingo estuvo un simulacro ante medios de prensa y expertos internacionales del sistema de cómputo que dirige el Instituto Nacional Electoral (INE) que recopilará la información de las 157.000 casillas que se instalarán en todo el país.

Casi 89 millones de ciudadanos irán a las urnas el 1 de julio para elegir a su presidente al tiempo que se disputarán unos 3.000 cargos que van desde los diputados y senadores hasta autoridades locales de todo México.

Paralelamente, la Organización de Estados Americanos (OEA) informó que ya comenzó a desplegar a los observadores en el país.

___

Andrea Rodríguez está en: www.twitter.com/ARodriguezAP