Las fuerzas del gobierno sirio se internaron más el domingo en la provincia sureña de Daraa respaldadas por bombardeos, e ingresaron a nuevos poblados mientras se reporta que Washington ha dicho a los rebeldes que no esperen una intervención estadounidense para defenderlos.

El gobierno inició su ofensiva en zonas del oriente de Daraa hace cinco días y planea llegar a un importante cruce fronterizo con Jordania. El ataque se lleva a cabo dos meses después de que las fuerzas sirias retomaron el control de los suburbios orientales de Damasco, que antes estaban controlados por rebeldes. Como resultado, miles de soldados del gobierno quedaron libres para la nueva batalla en Daraa.

Desde hace días, activistas de oposición reportan que el gobierno del presidente Bashar Assad ha enviado algunas de sus unidades de élite al sur, incluidas la Guardia Republicana y la fuerza Tigre comandada por el general de brigada Suheil al-Hassan, ampliamente conocido como Nimr, que en árabe significa tigre.

El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, y Osama Hourani, activista de oposición que vive en Daraa, dijeron que Estados Unidos ha informado a organizaciones rebeldes del sur de Siria que no intervendrá en operaciones para defenderlos contra la actual ofensiva del gobierno respaldada por bombardeos rusos.

Washington no comentó de inmediato sobre el asunto pero, de ser cierto, sería un cambio radical con relación a lo que ha dicho antes.

Estados Unidos advirtió el mes pasado que tomaría medidas firmes y apropiadas para proteger un cese del fuego en el sur de Siria si las fuerzas del gobierno atacaban a los rebeldes allí. La región también ha sido una fuente de tensiones regionales entre Irán e Israel en los últimos meses.

"Está claro que desde ayer los rusos y el régimen (sirio) han recibido luz verde para retomar el control de Houran", dijo Hourani, refiriéndose a la región que incluye a Daraa, la región de Quneitra, cerca de allí, y partes de la provincia de Sweida. “La prueba está en que, después de que los rebeldes recibieron el mensaje (estadounidense), cazas rusos se unieron a la batalla”.

___

El reportero Jim Heintz de The Associated Press contribuyó a este despacho desde Moscú.