Políticos y empresarios partidarios del Brexit exhortaron a la primera ministra Theresa May a estar lista para salirse de la Unión Europea sin un acuerdo comercial, a pesar de las advertencias de diversas compañías de que un retiro sin un acuerdo sería un desastre económico.

En una carta abierta, 60 legisladores, economistas y directores de empresas acusaron a la UE de ser “intransigente” en las conversaciones de divorcio, y dijeron que Gran Bretaña debería amenazar con retener los 39.000 millones de libras (52.000 millones de dólares) que ya accedió a pagar por salirse del bloque.

La carta publicada el domingo por el grupo Economistas en Pro del Libre Comercio está firmada por destacados promotores de un “Brexit radical”, incluido el exsecretario del Tesoro Nigel Lawson, los legisladores conservadores John Redwood y Peter Bone, y Tim Martin, presidente de la cadena de tabernas Wetherspoons.

Exhortaron a las autoridades británicas a “acelerar sus preparativos para un ‘no acuerdo’ y a pasar a un Acuerdo de Comercio Mundial bajo las normas de la OMC”.

Eso significaría la imposición de aranceles y otras barreras comerciales entre Gran Bretaña y la UE, y muchas empresas dicen que dañaría gravemente la economía británica. Airbus, Siemens y BMW advirtieron recientemente que salirse del bloque sin un acuerdo de libre comercio afectará a las empresas británicas y provocará despidos. Tan sólo Airbus emplea a casi 14.000 trabajadores en Gran Bretaña.

El secretario de Salud Jeremy Hunt dijo que las advertencias de las empresas son “inadecuadas” y socavan las posibilidades de obtener un “Brexit que corte por lo sano”.

“Entre más socavemos a Theresa May, es más probable que terminemos con ‘un arreglo para salir del paso’ que sería un desastre total para todos”, declaró a la BBC.

El gobierno conservador de May está dividido entre los ministros que respaldan el Brexit, los cuales piden cortar por lo sano de forma que Gran Bretaña pueda llevar a cabo nuevos acuerdos comerciales con otros países del mundo, y los que desean seguir alineados de cerca con la UE, el mayor socio comercial de los británicos.

Hunt exhortó a la gente a respaldar a la primera ministra, y dijo que ella mezclaría “un pragmatismo cauteloso” con la determinación de cumplir la decisión de los votantes de salirse de la UE.

Sin embargo, decenas de miles de personas opuestas al Brexit marcharon el sábado en Londres para exigir un nuevo referendo sobre el tema al cumplirse el segundo aniversario de que Gran Bretaña decidió abandonar el bloque europeo.

“El Brexit no es un acuerdo que se haya concretado. El Brexit no es inevitable. El Brexit puede ser detenido”, declaró el líder demócrata liberal Vince Cable a la multitud.