Faltan apenas unas semanas para las elecciones primarias en las que los republicanos elegirán a su candidato a gobernador de Kansas, entre ellos el actual secretario de gobierno Kris Kobach, conocido en todo Estados Unidos por abogar a favor de políticas estrictas en materia de inmigración ilegal.

Sus rivales principales dentro del Partido Republicano están tratando de hacer sonar las notas correctas sobre el tema para atraer a los líderes empresariales y agrícolas, pero sin conceder demasiados votos conservadores a una línea dura que ha hecho de las políticas estatales más duras un tema clave en una contienda cada vez más polémica. Los grupos empresariales y agrícolas temen que un endurecimiento de las políticas les reduzca peligrosamente el flujo de trabajadores, particularmente en el suroeste de Kansas.

Kobach está tratando de desbancar al gobernador saliente Jeff Colyer, quien también buscará repetir la candidatura en las primarias del 7 de agosto. Durante un debate el sábado, Kobach argumentó que Kansas es demasiado laxo en el trato con las personas que viven ilegalmente en Estados Unidos y apoyó iniciativas como exigir a los contratistas estatales que verifiquen la situación legal de sus trabajadores.

La contienda se está librando en gran medida en la derecha política y Colyer pasó gran parte del debate tratando de socavar las credenciales conservadoras de Kobach, incluso su oposición al aborto. Colyer y el tercer candidato importante que participó en el debate, el comisionado de seguros de Kansas Ken Selzer, condenaron la inmigración ilegal y expresaron su apoyo al presidente Donald Trump.

Pero Kobach dio que podría hacerlo mejor, recalcando que ha estado asesorando a Trump desde la campaña de 2016. Incluso antes de eso, tenía la reputación nacional de haber ayudado a redactar políticas difíciles de inmigración en otros estados.

"Soy la única persona aquí que ha hecho algo en su carrera sobre la inmigración ilegal. He estado luchando en contra de ella", dijo Kobach ante una audiencia de unas 300 personas. "Y, sí, tengo una relación con el presidente. Hablé con él por teléfono la semana pasada".

La inmigración ilegal volvió a surgir como un asunto político en medio de la oleada de críticas que hubo en todo el país contra la política de "tolerancia cero" de Trump a los cruces ilegales en la frontera con México, tas la separación forzada de los hijos de inmigrantes de sus padres. Trump emitió el miércoles una orden ejecutiva con la que canceló esas separaciones familiares, pero muchos votantes republicanos en Kansas siguen detrás de sus esfuerzos para tomar medidas enérgicas.

El asunto ha dividido a los legisladores republicanos cuando debaten algunos de los asuntos que Kobach ha planteado repetidamente, incluso la revocación de una ley estatal de 2004 que ayuda a los jóvenes inmigrantes en Kansas traídos a Estados Unidos ilegalmente por sus padres para que asistan a la universidad, al cobrarles las mismas matrículas más bajas de las que ya gozan los residentes legales de Kansas.

Selzer dijo que la oferta de mano de obra es un tema clave relacionado con la inmigración y que apoya los esfuerzos para permitir que ingresen trabajadores legales para el trabajo agrícola, pero también dijo antes del debate: "los votantes quieren una frontera segura. Esa es la prioridad número uno".

___

John Hanna está en: https://twitter.com/apjdhanna