Un hospital de Houston reconocido por su programa de trasplantes de corazones podría perder los subsidios públicos debido a denuncias de que dos pacientes murieron por acciones indebidas.

El Centro Médico Baylor St. Luke recibió el viernes la notificación de que dejará de recibir ciertos subsidios a partir del 17 de agosto, reportó el diario Houston Chronicle .

Las autoridades, alarmadas por las denuncias sobre las muertes ocurridas en mayo, dicen que el hospital no ha hecho lo suficiente para corregir fallas en su tratamiento de pacientes.

El centro médico tuvo que suspender por dos semanas su programa de trasplantes cardiacos debido a denuncias publicadas por los medios informativos Chronicle y ProPublica.

El hospital reanudó el programa el 15 de junio afirmando que no halló “problema sistemático alguno relacionado con la calidad del programa”. Anunció que modificaría su personal, que cambiaría el proceso de selección de candidatos para trasplantes y aplicaría otras reformas.

Expertos sostienen que la pérdida de subsidios podría amenazar la continuidad del programa. Si el hospital pierde esos subsidios, las compañías aseguradoras podrían retirar su apoyo también.

En un comunicado, St. Luke dijo que está dispuesto a dialogar con las autoridades sobre los pasos a seguir. Aseguró que bajo su criterio, podía todavía aplicar otros correctivos "que darían una trayectoria a largo plazo para nuestro programa”.

"Nuestro compromiso sigue firme, de darle a nuestros pacientes la mejor atención médica posible reflejando siempre nuestros valores de reverencia, integridad, compasión y excelencia”, dijo el hospital.

___

Information from: Houston Chronicle, http://www.houstonchronicle.com