Un intento frustrado de arrojarle una granada al nuevo primer ministro etíope provocó una explosión el sábado durante un gran acto de apoyo a los grandes cambios anunciados en el segundo país más poblado de África.

Testigos dijeron que un hombre trató de arrojar la granada al escenario cuando el primer ministro Abiy Ahmed saludaba a la multitud de decenas de miles que lo aplaudía poco después de hacer un llamado a la unidad luego de meses de protestas contra el gobierno.

En un discurso a la nación minutos después de encontrarse a salvo, Abiy dijo que se trató de un “ataque bien organizado”, aunque fracasó. No echó culpas y dijo que la policía investigaba. Quedó al menos un muerto y 153 heridos, 10 de ellos en estado crítico, dijo el ministro de Salud, Amir Aman.

“El primer ministro fue el blanco”, dijo un organizador del acto, Seyoum Teshome, a The Associated Press. “Un individuo trató de arrojar la granada al escenario donde estaba sentado el primer ministro, pero la multitud lo impidió”.

El hombre de la granada vestía uniforme policial, dijo el testigo Abraham Tilahun a la AP. Agentes policiales lo detuvieron inmediatamente, dijo. “Entonces escuchamos la explosión”.

Un video de AP mostró manchas de sangre en el suelo y zapatos abandonados mientras la gente huía, algunos tomándose la cabeza con espanto y desesperación.

La explosión en la atestada Plaza Meskel de Addis Abeba se produjo tras semanas de cambios drásticos que escandalizaron a muchos en la nación del África oriental.

Abiy, de 42 años, asumió en abril y anunció rápidamente la libertad de miles de presos, la apertura de empresas estatales a la inversión privada y un acuerdo de paz con la rival Eritrea. Se desbloquearon los sitios de internet y personalidades opositoras fueron invitadas a cenar. Los etíopes decían que apenas podían mantenerse al tanto de los cambios.