Un jaguar que fue visto en las montañas de Arizona en años recientes presumiblemente ha muerto, señaló una organización no lucrativa dedicada a la protección del felino.

El Proyecto Jaguar del Norte, con sede en Tucson, obtuvo una fotografía de la piel de jaguar y la entregó al Arizona Daily Star, informó el periódico.

“Estamos muy molestos de que alguien haya matado al jaguar. Simplemente no puedo creer eso. Es muy triste para nosotros”, dijo Carmina Gutierrez Gonzalez, bióloga del grupo.

Varios funcionarios del Departamento de Pesca y Juego de Arizona, incluido el subdirector de vida silvestre, Jim deVos, creen que es el mismo animal por el patrón de las manchas.

Un jaguar macho fue grabado deambulando por Huachucas con una cámara de rastreo oficial en marzo 2017, al sureste de Tucson y cerca de la frontera entre México y Estados Unidos. El mismo jaguar también fue fotografiado el 1 de diciembre de 2016 con una cámara de la Universidad de Arizona.

El jaguar está en la lista de animales en peligro de extinción. Matarlos es ilegal bajo la Ley de Especies en Peligro de Extinción.

Jeff Humphrey, vocero del Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos basado en Phoenix, dijo que la agencia “revisaría más el asunto” para ver si hay más información que pueda corroborarse.

Funcionarios del proyecto, que administra una reserva en Sonora, México, dijeron que creen que la fotografía fue tomada en México, pero no saben cuándo ni quién la tomó. También se negaron a decir en dónde la consiguieron, ya que revelar la fuente podría poner en riesgo su colaboración con los rancheros.

Otros dos jaguares macho han sido vistos en los últimos años en Arizona. Los medioambientalistas tenían esperanza de que fuera una señal de que la presencia del gran felino regresaba a Estados Unidos.

Arizona, Nuevo México y otras partes del suroeste de Estados Unidos eran hogar de los jaguares antes de que fueran eliminados por la pérdida de su hábitat y por programas de eliminación de depredadores para proteger al ganado.