Una mujer halló 300 dólares en un cajero automático en Guayaquil y no lo pensó dos veces: en lugar de quedárselos se dirigió a las autoridades para reportar el hallazgo y devolverlos.

La protagonista de la historia es Tanya Fuentes, de 39 años, quien acudió al cajero de una populosa barriada suburbana del norte de Guayaquil para retirar 20 dólares en compañía de su esposo y sus dos hijas.

El diario El Universo reportó que al enterarse del inusual gesto de honradez el banco no solo entregó el dinero a su verdadero dueño, un despistado cliente que minutos antes había acudido por esa cantidad, sino que decidió premiar a Fuentes.

La entidad bancaria entregó a la mujer una tarjeta de consumo por 300 dólares, un televisor de última tecnología de 32 pulgadas y una placa para recordar su gesto en una ceremonia especial.