El expresidente mexicano Luis Echeverría, de 96 años, fue hospitalizado debido a una afección pulmonar pero se encuentra estable, según informó el jueves a The Associated Press su abogado Juan Velázquez.

Echeverría, que gobernó México entre 1970 y 1976, ingresó el miércoles en el hospital ABC, una lujosa clínica privada de Ciudad de México, con problemas respiratorios “propios del clima frío y húmedo en alguien de su edad”, indicó Velázquez. Según el abogado, este tipo de ingresos hospitalarios ya empiezan a ser recurrentes y aunque dijo que el exmandatario deberá permanecer varios días en la clínica, aseguró que se encuentra bien.

“Hoy en la mañana pasé a verlo y estaba sentado en su cama leyendo el periódico aunque con el oxígeno puesto”, agregó.

Echeverría, un político del Partido Revolucionario Institucional (PRI), ha sido el primer y único exmandatario en ser acusado de genocidio por dos masacres estudiantiles, la primera en 1968 cuando era secretario de Gobernación y luego en 1971 ya como presidente del país. Y aunque fue exonerado de esos cargos, nunca logró quitarse el estigma de ser uno de los principales orquestadores de la represión estudiantil de esos años.

Durante su gobierno dio apoyo a gobiernos izquierdistas y abría las puertas a perseguidos de la dictadura en Chile, pero de puertas para dentro era considerado un represor de movimientos sociales. Desde hace años está fuera de los reflectores públicos.