Los alcaldes de diversas ciudades de Estados Unidos comenzaron a reunirse el miércoles en la frontera de Texas con México para condenar el trato que ha dado el presidente Donald Trump a las familias de inmigrantes con la política de cero tolerancia para quienes entran al país sin autorización.

El alcalde de Santa Fe, Alan Webber, llegó el miércoles a El Paso, Texas, para sumarse a más de una docena de alcaldes que exigen que las familias que fueron separadas al entrar ilegalmente a Estados Unidos sean reunidas de inmediato.

Trump firmó un decreto para dar fin al proceso de separar a los niños de sus familias después que son detenidos al cruzar la frontera.

Webber dijo que el gobierno de Trump no puede reparar fácilmente el trauma emocional que se ha infligido en los niños inmigrantes y que la orden ejecutiva del presidente no elimina el cariz racista de la política migratoria.